Honor!

Ya han pasado las Navidades, y tras unas cuantas idas y venidas, vuelvo a estar en Swansea. Y ahora la cosa va de exámenes y trabajos.  Aquí el tema de los exámenes dura 10 días. Brutal.

No Panic!El lunes pasado me estrené en la batalla de los exámenes en Swansea. Y nada más llegar, las primeras sorpresas. Mi examen era en un polideportivo!! Cuando me lo dijeron, me quedé flipado. Pero aún más cuando vi el despliegue de medios que ha montado la uni para estos diez días.
Las pistas de baloncestos habían sido convertidas en  una improvisada macro clase, al más puro estilo campo de concentración. Realmente daba mucho miedo. Como tuve mucho tiempo, me dediqué a contar la gente que estaba vigilando el examen. 19 personas. Entre ellos 4 cuatro “francotiradores” escondidos en las gradas. El resto, venga que a dar vueltas. Sólo un auténtico big Daddy se atrevería a copiar con semejante percal.

La primera cosa curiosa. Sólo te dejan entrar con un lápiz y un boli. El resto, y cuando digo el resto es el resto, lo tienes que dejar fuera. Yo me examinaba con ingenieros y físicos, por lo que el uso de la calculadora era necesario. Y bien, a la entrada les prohibían entrar con este aparato y la universidad les facilitaba uno.  Como ese ejemplo, mil.

A partir de ahí, había que encontrar tu sitio. Más de 500 mesas. La organización muy buena. Ni medio problema. El examen empieza y te hacen rellenar una ficha de asistencia. Desde ese momento, te dejan hacer el examen en paz. Estuve algo más de hora y media. Acabé el examen, y al ver mientras que yo hacía el examen todo el mundo iba saliendo, me dispuse salir. A lo que un profesor me dijo que no. Tenía que esperar hasta que se cumplieran las dos horas. Por qué? Shut up! Woop.  Perfecto, veinte minutos para observar el panorama.

Cuando ya llegamos a las dos horas, por fin, pude irme. Del examen tuve que salir disparado hasta la otra punta del campus a entregar un trabajo de los que marcan época. Cuando queráis os hablo de Dogme 95. Interesante.

Las bibliotecas hasta el culo. En la embajada se está guay!

PD: El Swansea sigue haciendo magia… como el año que viene esté en la Premier, me voy a cagar un poco en los doce días que me separan de ser del 90.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Goal

Una de las actividades más atractivas que ofrece el Reino Unido es el fútbol. Estamos hablando de la cuna del fútbol y el sueño de cualquier amante del deporte rey es pisar alguno de sus míticos estadios.

Nosotros hemos estado en varios partidos, tanto de Premier como de First Division. Pero vayamos poco a poco. El Swansea City actualmente se encuentra en la First Division (la segunda división inglesa) y está en tercera posición. El año pasado estuvo a punto de ascender a la Premier League pero le entró el miedo escénico y acabó echando por tierra el gran trabajo realizado durante toda la temporada. Su juego es muy dinámico y saben mover el balón muy bien. El problema viene con el gol, les cuesta demasiado encontrar la portería rival.

Nuestro primer partido del Swansea fue hace ya unos meses, ante el mítico Derby Country. La crónica. El caso es que el viaje hasta el Liberty Stadium (el ejemplo perfecto de estadio) fue un poco surrealista. Una especie de autostop hizo que el viaje nos saliera gratis.  La vuelta en cambio nos tocó andar…

El segundo partido fue en un estadio al que yo le tenía muchas ganas. El magnífico Craven

Cottage. Un estadio que está declarado patrimonio histórico de la humanidad. El partido realmente era lo de menos. Un Fulham vs Wigan, por mucho que fuera un partido de Premier League, su atractivo era mínimo.

La semana pasada, el Millwall visitaba el feudo del Swansea. Por si alguien no lo supiera, la afición de este equipo está considerada la más peligrosa del Reino Unido. Las medidas de seguridad eran contundentes. Y por suerte los incidentes fueron aislados. El balance final fue un detenido.

En lo que se refiere al partido, el Swansea volvió a mostrar su mejor cara. Me sorprende con la facilidad que movía el balón por todo el campo. Y a las primeras de cambio el gol llegó con un remate de cabeza del jugador maño Ángel Rangel. Pero la mala suerte se volvió a cebar con los jacks, y una jugada bronca dentro del área hizo que el Millwall igualara el partido.

¿Habrá más? Por supuesto!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cheers!

Hay una frase que dice que los amigos duplican las alegrías y dividen  las penas. Con esta frase podría definir perfectamente lo ocurrido estos últimos días. Y es que, quieras que no, el llevar tanto tiempo fuera, hace que de vez en cuando eches en falta a los tuyos.

La llegada a Gales de seis personajes hizo que el ayuntamiento de Swansea tomara las medidas oportunas para evitar  incidentes. El día tres, a medianoche apareció el autobús. De allí bajaron uno por uno: Ela, Veli, Kike, Txerif, Inchaurraga ta Aittor. Como era de esperar, casi todos llegaron cansados y decidieron quedarse en casa durmiendo. Pero hubo una persona que no faltó a la cita con la cebada, Inchaurraga. Efectivamente, el comando de los acabados tuvo su pequeña representación el viernes. Un viernes un tanto extraño. Empezamos en una caverna digna del grupo y acabamos tirados en la calle. Nada nuevo. A eso de las cuatro llegamos a casa. A la entrada a la sala nos encontramos una auténtica comuna hippie encabezada (nunca mejor dicho) por el txerif. Este pobre hombre vio pasar su vida por una suela de zapato. Pero ahí se mantuvo, tieso y desafiante, haciendo honor a su nombre: Il sheriffo!

El Domingo empezó muy tarde. El viaje y los días previos habían sido duros y había que recargar las pilas. Además algunos por la tarde iban a tener que cargar con kilos y kilos de ropa. Mercado navideño y tiendas. Y tras eso… Winterland! Unas vueltas en una noria y luego a patinar sobre el hielo. Algunos mostraron sus  grandes dotes para adaptarse a medios adversos. Otros no tuvieron tanta suerte y parecían granizados andantes…

La noche del sábado tuvo tres protagonistas:  Margarita, Sambuca y el Txerifo. Los dos primeros tuvieron la culpa de la dolorosa mañana del día siguiente. Y el tercero… qué decir del tercero! Imposible. Lo que ocurrió en Swansea, en Swansea se queda, jaja!

El domingo era día de excursión. Rhosseli era el destino. Unas playas y unos acantilados que nos sirvieron a todos para desconectar del día a día y relajarnos al máximo. El paraje era increíble. Para mi, y creo que para el resto también, fue uno de los momentos más bonitos de estos últimos días. Ah, y las cheese and chips que luego nos metimos entre pecho y espalda… Tras esto, nos fuimos al pub de la universidad a ver el maravilloso derby en pantalla gigante. El resultado escoció a algunos y enorgulleció al resto. Pintas, comida, billares… y juegos cooperativos!

El lunes era un día marcado en rojo. Era el día de la Santa’s Cause. Se intentó batir un record de gente disfrazada de elfos y Papá Noel en un recinto cerrado. Yo creo que se consiguió… Ahí pudieron comprobar de qué va el ambiente en este pueblo. Mientras unas miraban cómo se “relacionaba” la juventud, otros intentaban que E.S. entrase también en el magnífico juego de relacionarse. Lo consiguió aunque no cuajó. Un gorro de bonanza customizado dio mucho juego.

Penúltimo día. Otra excursión. Un paseíto de hora y media que acabó en Gower, más concretamente en su faro, otra de las estampas más bonitas de la zona. Tras esto, una comida que cada uno recordará a su modo. Yo la recuerdo por la cantidad y calidad. Eso es comer bien!

Y aquí acaba la página de hoy. Como podéis ver ha sido un paseo muy rápido y he tenido que dejar a un lado las muchísimas anécdotas ocurridas. Cada uno se quedará con las suyas. Lo que está claro es que este viaje ninguno de nosotros lo olvidará. Un viaje que nos ha unido.

“Piensa que tu vida vuela con el tiempo

PD: No fotos. Sorry.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Inyeuu!

El frío está acabando con nosotros. Esto comienza a preocuparnos. Es más, pensábamos que el frio de Donostia era el que más se pegaba al cuerpo. En absoluto. En la Siberia txiki de Swansea el frío entra con números negativos.

Y bien, paso a contaros el día que más frío he pasado en toda mi vida. Fue el sábado pasado. Me tuve que levantar a las cinco de la mañana. Me asomé por la ventana y vi a cuatro pingüinos jugando al curling. Salí a la calle y había un charquito congelado que casi me hace estrenar el día besando el suelo.

A eso de las seis de la mañana salió el bus. El bus que nos iba a llevar hasta Bristol. ¿Y a qué narices iba yo a Bristol? A una regata. A una regata, que además de por el frío, iba a estar marcada por la mala suerte. La primera noticia nos llegó cuando estábamos llegando al campo de regatas: el remolque no había podido salir de Swansea por el hielo. Perfecto. No teníamos bote ni remos. ¿A nado? No, era demasiado arriesgado.

Tuvieron que pedir prestado un bote a uno de los equipos rivales. Imaginaros de qué embarcación estábamos hablando. La barca vikinga de Semana Grande era un cohete de la NASA comparado con  lo que nos dieron. Pero bueno, ya que estábamos allí había que remar la regata.

A destacar mi posición aerodinámica (gorra blanca)... lamentable.Sorprendentemente el bote no iba del todo mal. Salimos muy confiados y supimos afrontar bien la regata. Era en modalidad de contra-reloj y nosotros salíamos los últimos. La salida me cogió a contrapie y es que fue una salida lanzada (nunca había hecho una salida lanzada en 8+).

El bote corría. La regata iba muy bien, y es que las referencias que nos iban cantando nos colocaban los primeros, y con diferencia. Pero, a falta de 800 metros, el bote que iba por delante nuestro tuvo un problema (se estrelló) al paso del último puente y eso nos hizo tener que parar…. Adiós regata. Estuvimos unos quinces segundos parados y luego volvimos a arrancar. Finalmente nos clasificamos en cuarto lugar. No siempre se puede ganar.

Pero ahí no acaba todo, eran las 11.30 y hasta las 17.00 no nos íbamos de allí, porque el segundo equipo tenía que remar por la tarde. Nevando y sin duchas. Bien.  Pies congelados, cuerpo destemplado y un trancazo al día siguiente que todavía me dura. Poco más que decir.

En Swansea, el sol son los padres.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Stand up!

Desde hace muchos años uno de los forúnculos de los gobiernos han sido los movimientos estudiantiles. Y es que las universidades son desde siempre un lugar idóneo en donde poder unir fuerzas y luchar contra las injusticias que ocurren alrededor nuestro. O eso es lo que pensaba. Desgraciadamente la fuerza que tienen los estudiantes en nuestra universidad es muy pequeña. No sé si será por falta de iniciativa o porque no se dan las condiciones necesarias.

Por suerte, en mi universidad adoptiva las cosas funcionan de una manera muy diferente. Los estudiantes son los verdaderos protagonistas de esta universidad. Hay un órgano, denominado Students’ Union, elegido, gestionado y dirigido por estudiantes. Ellos son los encargados de coordinar todo lo que ocurre alrededor de la universidad. Como bien me dijo uno de los gestores de esta unión “la Universidad es consciente de que las cosas realmente importantes ocurren fuera de las aulas (…) de ahí que nos dejen tener tanta presencia dentro y fuera del campus”. Y no mentía.

El caso es que quise comprobar de primera mano si esto era algo particular de Swansea o la fuerza estudiantil estaba generalizada por todo el Reino Unido. Y qué mejor forma queacudir a una manifestación en Londres. El llamamiento se hizo hace unas semanas, cuando el conservador David Cameron (Primer Ministro británico) anunció las medidas que iba a tomar su gobierno para “paliar” la crisis. Unas medidas dignas de un sabio: reducir gastos en la educación. En su propuesta podemos encontrar cosas como la inserción de unas tasas económicas por realizar estudios superiores o la suspensión de las subvenciones a ciertas carreras universitarias, más concretamente a las de Humanidades. Lo que podría suponer la desaparición de muchas carreras.

La Students’ Union, cómo no, se encargó de organizar el viaje hasta Londres. Desde Swansea fuimos tres autobuses. Las previsiones por parte de la organización de la “Demo” eran de unos 30.000 estudiantes. Se quedaron cortos. Según el periódico The Guardian acudieron un total de 60.000 estudiantes a esta llamada en contra de la nueva reforma. El ver a semejante número de estudiantes manifestándose por todo el paseo de Westminster fue algo que nunca se me olvidará. Y menos aún, el poder pasar por delante del parlamento, mientras muchos de los “torys” observaban desde la ventana el paso de la marcha.

La manifestación transcurrió con total normalidad, sin ningún altercado reseñable. Pero, entre tanta gente, siempre tiene que haber alguno que quiera liarla. Y lo que todos pensábamos que iba a pasar, acabó pasando. Realmente todavía no sé quién fue al avispado que se le ocurrió que la manifestación pasara por delante de la sede de los conservadores (Millbank). Muchos de los manifestantes se agolparon en torno a la entrada de la sede; algunos de ellos, incluso, intentaron reventar los cristales que daban acceso al edificio. Lo que pasó, lo sabéis de sobra. Nuestros queridos medios de comunicación se encargaron de mostrar al mundo lo “agresiva” y “radical” que es la juventud británica. Vergonzoso.

Con este comentario que me hizo un amigo galés acabo. “Nuestro futuro depende de esa gente y la unión de la juventud puede cambiar el desarrollo de los acontecimientos. Luchad por vuestros derechos… no os durmáis.”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Work hard!

Los deportes en esta universidad son casi como una religión. El ser deportista aquí te da muchos privilegios y  alegrías.

Pero hasta llegar a formar parte de un equipo, hay que recorrer camino. Y la primera “piedra” la encuentras nada más llegar. Día en el que todos los equipos de la uni intentan captar posibles deportistas. Una vez “captados” te debes afiliar a la AU y una vez ahí, es el momento en el que ya puedes empezar a tramitar tu ingreso en alguno de los equipos.

David lo intentó con el equipo de fútbol. Se la “jugaron” y finalmente se ha quedado sin equipo. Cosas como estas empañan mucho el nivel de la universidad. Pero bueno, a cada uno le pondrán en su sitio. Y por ahora, el puesto que ocupa el equipo de fútbol es el de cuarto por la cola.

Yo me fui directo al de remo. La verdad, que no era mi intención venir aquí para remar. Mi idea era poder ir al gimnasio para mantenerme. Pero estuve hablando con el capitán del equipo y me animó a que fuera a hacer unas pruebas con ellos. Más de 50 remeros. Al ver el percal pensé que era bastante poco probable entrar entre los diez elegidos. El caso es que allí me planté y, la verdad sea dicha, el primer entrenamiento, que consistía en circuitos de autocargas, lo acabé con más pena que gloria. Hubo momentos en los que pensaba que no salía vivo de allí. Pero lo acabé. Y al día siguiente al río. Mi sorpresa llegó cuando vi aparecer al entrenador, un outsider del remo británico. No me lo creía. Poder remar con ese tío en el mismo bote fue un auténtico regalo. Y luego que me diera consejos técnicos fue todavía mejor, increíble. Total, que el periodo de pruebas finalizó con una test de ergómetro de 30 minutos. Yo creo que por la motivación de tener a un entrenador como ese al lado, me hizo atizar el ergómetro como nunca antes lo había hecho. El resultado, todavía no me lo creo. El caso es que gracias, entre otras cosas, a eso estoy dentro del equipo.

Resultado a un lado, lo mejor de todo es que aquí los equipos son como amigos. Todos los miércoles a la noche quedan para echarse la gran fiesta… y creedme que las mejores fiestas son las de este día. La gente te ayuda a mejorar. Si necesitas algo, hacen lo que sea para que lo consigas.  Otro concepto de deporte.

Y los entrenamientos? Muy exigentes. Mucha intensidad y muchas sesiones. Ya lo dice el eslogan del equipo “Row hard or go home”. Pero todo ese trabajo luego se ve reflejado en el agua. La primera, la semana que viene. Ya os contaré el resultado.

“I thought a thousand million things that I could never think this morning”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Asuntos varios

Mucho tiempo sin actualizar, lo sé.  Lo siento por todos los fieles seguidores del blog que día tras día miran si hay alguna novedad de los patos. De verdad, creedme, el ritmo que se lleva en este país dista mucho al que llevamos en Donostia. El primer día pensé… joe qué bien, sólo tengo 3 horas de clase diarias, perfecto! Ya. Para que os hagáis una idea, paso más tiempo en la biblioteca que en mi casa. Y cuando no estoy en la biblioteca, estoy en el sport village o en el río. Va, pero eso lo dejo para la siguiente. Prometo que la semana que viene habrá otro post sobre el tema de los deportes.

A lo que vamos, quiero dedicar este post a un par de excursiones que hemos hecho en estos días. La primera fue la escapada que hicimos al Stonhenge (sí, las míticas piedras del fondo de pantalla del xp). La hora de quedada fue a  eso de las 7 de la mañana. Una locura. Y más si el día anterior había una fiesta en tooters (la discoteca del campus). El caso es que con más pena que gloria llegamos al autobús y fuimos en busca de piedras. La primera parada, que nos llevo toda la mañana, fue en un pueblo en el que había una circunferencia de 2 millas de diámetro de rocas. Era curioso. Y su sentido era algo así como que hacían “akelarres” masivos en esa zona. Los paisajes, como se pueden ver en la foto, eran muy bonitos. Y ya por la tarde, marchamos al Stonhenge. Muy bonito, pero lo tuvimos que ver a una distancia de seguridad de unos 20 metros. Las típicas guiri-fotos y poco más. Un sitio para visitar, la verdad.

El segundo de los viajes que me gustaría recordar fue el que hicimos el viernes pasado a Londres. A los dos patos se unieron otros dos camaradas, Elizalde y Joshua. El motivo principal de este viaje fue el concierto de Sum 41. Un grupo  mítico donde los haya, pero que en estos momentos queda lejos de mis gustos actuales. Aún así, reconozco que es un grupo que he escuchado desde pequeño. Salimos de Swansea el mismo viernes a las 5 de la mañana para llegar aLondres a las 9 y tener así algo de tiempo para visitar un poco la capital británica.  A eso de las 6 de la tarde abrían las puertas del hmv forum. Había cola, pero conseguimos entrar y plantarnos en las primeras filas. Cuatro grupos, alguno bueno el resto malos. Y por último, Sum 41. Por suerte, tocaron las míticas canciones y dejaron a un lado la basura de discos que han sacado en los últimos años. El concierto fue un horno y más de uno lo llegó a pasarlo mal.  De vuelta al hostal, despedidas y siete horas para dormir. Al día siguiente Candem (cada vez que voy a este barrio me gusta más) y a Fulham. Más concretamente al Craven Cottage, estadio mítico donde los haya. Baño del Fulham ante un pobre Wigan sin recursos y con problemas en la zona de contención. Qué bueno que es el fútbol inglés!  Vuelta a Swansea y al día siguiente nos esperaba una de las noches más señaladas, Halloween… Mañana viernes tenemos otro día especial en Swansea, el fireworks day.

Nos vemos la semana que viene, con el tema de los deportes, aguuur!!

“Es mejor que se pare el tren y mirar que todo va bien, que si no, no me entero”. (P&T)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario